3 cosas que los gamers de hoy no tienen que sufrir pero que los retrogamers sí padecimos: no se las deseamos a nadie