The Banner Saga 2, una evolución en el buen camino