Realidad virtual y grandes títulos, las claves del futuro de la PlayStation