Jugamos Thronebreaker antes de su lanzamiento y te contamos por qué vale la pena: una gran historia de The Witcher