For Honor: Una brutal y espectacular renovación del multiplayer

For Honor: Una brutal y espectacular renovación del multiplayer

views
0

Cuando parecía que el panorama de los juegos multiplayer de combate online se estaba volviendo casi monótono con los shooters y los héroes fantásticos aparece For Honor y nos devuelve la esperanza a todos los fanáticos de una buena pelea cuerpo a cuerpo. Desde su anuncio el juego desarrollado por Ubisoft despertó un gran interés y cumplió con creces muchas de sus promesas. Con un sistema de combate sencillo a primera vista, pero mucho más completo y complejo de lo que se insinúa en un principio, el juego entrega un modo online atrapante, dinámico y entretenido, mientras que el modo single player se queda algo corto y termina convirtiéndose en un gran tutorial.

El juego gira entorno a una épica batalla territorial entre tres de las fuerzas más letales de la historia humana: Caballeros, Vikingos y Samuráis. Cada una de ellas cuenta con 4 héroes con habilidades, armas y características específicas que brindan una amplia gama de opciones y estilos de juego.

Si bien los controles son simples como para permitir a los recién llegados comprender y poder darle es en las manos de un jugador algo experimentado que los héroes despliegan todo su potencial. Los personajes cuentan con tres posiciones de combate, un ataque ligero, uno pesado y movimientos especiales para bloquear ataques contrarios. Combinando todos ellos se pueden realizar poderosos combos que dejarán a nuestro rival en el piso o directamente sin su cabeza.

Por momentos la dinámica del juego es algo apabullante, pero poco a poco uno se adentra en el frenesí que representa una batalla a muerte cuerpo a cuerpo y las combinaciones, estrategias y sobre todo el timing comienzan a ser una herramienta fundamental para conseguir la victoria.

Es normal durante las primeras batallas salir completamente desenfrenado a destruir a los rivales (¿o no es que la mejor defensa es el ataque?), bueno aquí dependerá en gran medida de cual personaje estemos utilizando, la gran mayoría precisa de paciencia, un ataque dinámico y adaptable a nuestro rival para poder tener éxito sino terminaremos probablemente decapitados.

Además de los ataques básicos cada uno de los héroes cuenta con habilidades especiales que se van desbloqueando a medida que conseguimos objetivos o asesinamos a nuestros oponentes, estas habilidades varían desde regeneración de la salud para nosotros y nuestros compañeros hasta la posibilidad de soltar un ataque de catapulta en un sector del mapa, estas habilidades son determinantes en el desarrollo de las peleas y pueden cambiar el curso de una contienda en cuestión de segundos.

Cada una de las facciones cuenta con un héroe “básico”, otro con un mayor grado de agilidad pero menos resistencia, un intermedio que suele tener una combinación de ambos dependiendo de cada facción y por último un peso pesado el cual suplemente su falta de movilidad con fuerza bruta. Cada uno cuenta con un grado de dificultad diferente lo que nos permite probar y “especializarnos” con la clase que más nos guste o se adapte a nuestra forma de juego. Lo más recomendable (en un comienzo al menos) es concentrarse en dos o tres héroes e intentar dominarlos ya que manejar más de esa cantidad al comienzo puede ser algo demasiado confuso y frustrante.

El modo multiplayer cuenta con un formato original que nos divide por facciones a la que nos tenemos que alinear en el comienzo (no se preocupen que se puede utilizar cualquiera de los héroes para luchar) y nos ofrece una enorme variedad de opciones de juego en la que pelearemos por dominar el campo de batalla durante un determinado tiempo. La facción que más tierras controle al finalizar el tiempo determinado para la competencia recibe equipamiento y beneficios.

Entre los modos más entretenidos aparece Dominio, un 4vs4 en el que podremos experimentar lo que significa una sanguinaria batalla medieval. El objetivo es capturar y controlar tres zonas del mapa, que se encuentra repleto de soldados enemigos, y eliminar al equipo rival. En medio del frenesí de la batalla la coordinación con el resto del equipo es fundamental para balancear las fuerzas y revivir a los aliados caídos para que no deban respawnear en la otra punta del mapa.

El Modo Eliminación también es otro de los que logra sacarle el mayor potencial al juego y sus recursos. Un mano a mano 4vs4 sin soldados, sin zonas para capturar, los dos equipos cabeza a cabeza para ver quién es el más fuerte. En este modo es cuando se despliega la gran complejidad de For Honor, exigiéndonos desarrollar una estrategia diferente para cada oponente y situación. Cuando estás solo con un compañero ante el equipo contrario completo es cuando comienzas a comprender que no sólo es cómo luchas, sino donde y en qué situación conviene iniciar la pelea para intentar dar vuelta la partida.

Por último aparece el modo Duelos, el más tenso y crudo de los modos de combate. Una batalla 1vs1 sin la posibilidad de utilizar las habilidades especiales obligándonos a aprovechar y utilizar al máximo las características de nuestro héroe. Y además es precisamente esta simplicidad la que resalta la esencia de For Honor, los combates cuerpo a cuerpo, los detalles puestos en las animaciones y mecánicas que redondean un juego que cumple con creces las expectativas que había generado.

Pero a pesar de ser un juego muy bien logrado For Honor todavía tiene algunos puntos flojos para mejorar. Los tiempos de carga son algo excesivos, si bien nos permite revisar la lista de movimientos de nuestro héroe y otros detalles del mapa, incluso distraídos con eso pasan varios minutos antes de comenzar la partida. El más frustrante sin dudas es el de las desconexiones y problemas con la estabilidad de los servidores. Es muy común estar en el medio de una partida y sufrir de problemas de conexión o directamente nos saca de la partida y nos manda a la pantalla principal.

A pesar de estos problemas técnicos, For Honor consiguió algo que desde hace tiempo se necesitaba, trajo un aire renovado a los juegos de combate multiplayer y nos sacó del letargo de los shooters fantaseosos con una buena dosis de hachas, lanzas, espadas y escudos vikingos. Un regreso al pasado para dar un paso al futuro de los eSports de combate y estrategia.