Bethesda expulsó definitivamente a jugadores homofóbicos en Fallout 76

0

Bethesda lo había advertido: tomaría cartas en el asunto con los haters. Y este fin de semana una actitud homofóbica terminó en una agresión virtual en Fallout 76, y dio como resultado la expulsión definitiva del juego de los agresores.

Esto se ha logrado pese a que el juego carece, sorprendentemente, de un sistema integrado para reportar actitudes negativas.

En Fallout 76 no hay chat privado, sino que funciona por proximidad. Un grupo de usuarios se acercó a otro con comentarios como “hemos venido a matar a todos los gays” y empezaron a atacar a un usuario.

El acoso duró unos diez minutos y fue encabezado por el usuario NathanTheHicc, que no ha mostrado ningún tipo de arrepentimiento por su actitud homófoba ni por instigar el acoso en línea. Algunas frases de este usuario incluían expresiones como “descontaminar el SIDA”.

Una de las víctimas de este acoso fue el usuario AJ, quien usó Twitter para lamentar la situación. Lo hizo, en parte, porque el juego de Bethesda no tiene un sistema para reportar usuarios tóxicos.

En una cadena de mensajes en la red social incluyó vídeos de este grupo que se hacía llamar “erradicadores de gays”:

El mensaje logró captar la atención de representantes de la compañía, que le indicaron cómo reportar el caso desde la web de la empresa. Pero el sistema no funcionaba bien. Finalmente, se logró transmitir oficialmente la información a la empresa, que tomó medidas.

Según ha trascendido, AJ, junto con otros amigos streamers y miembros de la comunidad LGTB estaban jugando, cuando se encontraron con NathanTheHicc, quien se acercó a ellos buscando un objeto. Charlaron un poco con él y le dijeron que “la ropa de su personaje era bonita”. La respuesta fue desproporcionada desde el primer momento: “Paso de esta mierda homo”, dijo NathanTheHicc.

Unos momentos más tarde, NathanTheHicc había organizado un grupo que fue a por estos usuarios, empezaron a insultarlos y a atacarlos. Optaron por no defenderse en absoluto (en el juego, si un usuario te ataca pero no haces nada el daño que causa es mínimo; solo si hay respuesta se entra en un modo de combate con daño relevante).

Eso no detuvo al grupo, que siguió atacando sin pausa e insultando, hasta causar la muerte del personaje de AJ. El grupo decidió cambiar de servidores para evitar futuros casos de acoso.

Cuando Bethesda tuvo constancia de esta actitud, introdujo una expulsión temporal para NathanTheHicc. Tras comprobar los hechos, la compañía lo ha expulsado definitivamente del juego.

El propio NathanTheHicc ha publicado el vídeo de su agresión virtual con el título “Limpieza de maricas” (“Cleansing of the queers” en inglés), que no enlazamos para no ayudarle a monetizar sus acciones, y ha indicado que no se arrepiente de nada en declaraciones concedidas a Eurogamer antes de que su expulsión fuera definitiva.

Tras NathanTheHicc hay un estudiante de secundaria estadounidense y admite que “mi versión del incidente es más o menos la misma que tiene el público, aunque yo no odio a los gays. Era solo una forma de divertirnos por la noche”. Según NathanTheHicc “pensamos que sería divertido ofender a alguien. Puedes pensar que es algo perverso, pero yo creo que es solo inmaduro“.

No me arrepiento. No pediré disculpas”

No planeo hacer nada parecido en el futuro, pero lo cierto es que tampoco planifiqué el primer incidente”, afirmó.

Tanto NathanTheHicc como los demás implicados en este acoso en línea han sido expulsados definitivamente del juego. La expulsión inicial fue de tres días, pero la compañía ha confirmado que pasó a ser definitiva una vez se ratificó lo sucedido.

Afortunadamente, las compañías parecen tomarse cada vez más en serio los casos de acoso digital, que pueden tener un impacto negativo no solo en la experiencia de juego de usuarios, sino que podría afectar negativamente en la vida real a estos usuarios al experimentar el rechazo y acoso de grupos de intolerantes.

Ojalá estas medidas hagan entender que los juegos se tratan de acercar mundos y divertirse, y no de aljearlos.