Mano a mano con el creador de Dirty Wars, el primer videojuego basado en la dictadura chilena

Mano a mano con el creador de Dirty Wars, el primer videojuego basado en la dictadura chilena

9 views
0

En aquel 11 de septiembre, pero del año 1973, las bombas lanzadas por las tropas del Ejército chileno estallaron en el Palacio de la Moneda haciendo arder décadas de libertad y democracia con el golpe de Estado que se anunciaba a través del sonido del bombardeo a la sede del gobierno. 

La derrota del gobierno de Salvador Allende dio paso a años oscuros, sangrientos y represivos del comandante de la Armada, Augusto Pinochet, quien se convirtió en líder de la dictadura durante todos los largos 17 años, y empujó a miles de personas a la clandestinidad. Acá, ficción y realidad comienzan a mezclarse en el primer videojuego desarrollado en Latinoamérica sobre ese período histórico de un país en ebullición.

Dirty Wars: 11 de septiembre se propone a rescatar los cuatros primeros años de la dictadura civil-militar de Chile a través de misiones en líneas cronológicas en 3D en primera persona, mecánicas de sigilo básico, puzzles, exploración y diálogos interactivos, según dijo el creador chileno del videojuego a Only Games, Jorge Olivares.

Está inspirada en personas reales, pero todos los personajes del juego son una mezcla de diversas historias, cada personaje puede contener una o más historias reales que han sido adecuadas según las necesidades del guión, la curva de dificultad y la estructura del videojuego en sí

Controlando la pareja protagonista, el jugador va a tener que cumplir distintos roles en una red donde, a pesar de que cada personaje enfrenta misiones distintas, ambas son imprescindibles para mantener la resistencia con vida.

“Hay demasiadas experiencias e historias sin contar, sobre todo respecto a la resistencia a la dictadura en la clandestinidad, y me pareció que el interés por la producción de videojuegos que venía desarrollado por esos años brindaría una buena plataforma para plasmar de mejor forma estos relatos a través de mecánicas y de una experiencia inmersiva”, reflexionó Olivares, quién también es sociólogo y compone las bandas sonoras de Dirty Wars.

La memoria social en los videojuegos

Más allá del desarrollo cognitivo, Olivares propuso otro estímulo al generar el storytelling del juego electrónico: el ejercicio de la memoria social.

Las imágenes 2D del videojuego fueron creadas en la fase de preproducción, aún en el año 2017, financiada por el Ministerio de Cultura de Chile e ilustradas por Sol Devia, conocida ilustradora chilena que trabaja en la franquicia Mitos y Leyendas.

Dentro del proceso creativo, cómo remarcó el creador, hay un énfasis en las tonalidades frías que puedan generar un ambiente oscuro, hostil y opresivo, muy ligado al contexto social de la época, y la iluminación de las pantallas recordando a los juegos de generaciones anteriores.

“Nunca ha sido mi interés competir en esas ligas. Al ser un videojuego realizado prácticamente de manera solitaria, sin recursos y con un tiempo limitado, estoy desarrollando un 3D de bajo poligonaje, mundo cerrado, texturas simples y estoy centrando el énfasis en recursos más prácticos”, enfatizó. 

La producción, que comenzó este año, está proyectada para ser liberada el 11 de septiembre de 2023, cuando se cumplan 50 años del Golpe Militar en Chile. 

“No se aún desde que plataforma se podrá descargar, todo dependerá de los lineamientos y condiciones de cada tienda virtual, el nivel de aceptación comercial para un juego de esta temática es algo que desconozco porque no hay precedentes de ello”, reconoció Olivares.