Call of Duty: Black Ops 4, o cómo el decimoquinto juego de la franquicia se rindió ante Fortnite