Red Dead Redemption 2, el mejor juego de 2018 sin premio pero que fijó un nuevo estándar en la industria